10 Errores comunes al planear tu boda y cómo evitarlos

Sin duda alguna, planear tu boda es uno de los momentos más emocionantes y divertidos que experimentarás, pero en ocasiones también se vuelve complicado y confuso, pues planear una boda no es tarea fácil, entre escoger los mejores proveedores para tu boda, coordinar cada momento y evitar que no se te pase nada.

La realidad es que nadie nace sabiendo cómo organizar una boda, además de que somos bombardeados con millones de ideas, expectativas y tradiciones que rodean una boda, que a veces puede resultar muy confuso. Hoy quiero compartir contigo algunos errores que cometemos al planear una boda y cómo evitarlos para así tener un proceso de planeación y boda lo más relajado y disfrutable.

1 No establecer un presupuesto real

Hablar de números en la organización de la boda es esencial y necesario, pues se necesita una guía clara de cuánto se tiene y puede invertir en la boda, pero no establecer un presupuesto real puede llevarlos a vivir situaciones de muchísimo estrés; todos quisiéramos un presupuesto ilimitado para lograr una boda de pinterest, pero no siempre se puede ¡No te frustres! Lo mejor es que hagas el presupuesto de tu boda de acuerdo a lo que tienes o seguro podrás conseguir,  quizás algunos familiares o amigos se ofrecieron a pagar algo de la boda y al final no sucede, o ustedes esperaban algunos pagos que nunca llegaron, si ustedes contemplan ese dinero, tienen que tener un plan B para saber cómo lo resolverán en caso de que falte.

2 No seguir un time line

Piensa en tu boda como un proyecto que tiene fecha de entrega, para lograrlo tienes que ir cumpliendo cada paso, si no en los últimos días estarás llena de pendientes. Cuando comiences a planear tu boda haz una línea de tiempo del día que comenzarás al gran día y contempla todas las tareas que necesitarás hacer, luego establece fechas límites para realizar cada una, verás que te ahorrarás mucho estrés y será más fácil que consigas los proveedores indicados sin dejar todo al final.

3 Olvidar los extras

En todas las bodas surgen extras, ya sea un gasto que no contemplaste, algo que quisiste agregar al final o detalles que pasan desapercibidos. Es importante que guardes un presupuesto y tiempo para resolver esos extras que siempre surgen, de lo contrario podrías sumarle más estrés a tu gran día.

4 Tardarte en decidir

Es evidente que quieres tomar la mejor decisión en todos los aspectos de tu boda, desde elección de proveedores, look de novio y novia hasta luna de miel y detalles extras, cuando tardas mucho en tomar decisiones puedes llegar a perder un proveedor que de verdad querías, o te gana el tiempo y al final tendrás que optar por la decisión que esté más “a la mano”. Lo mejor es que tomes primero las decisiones que son prioritarias para ti y que pueden llegar a afectar la boda, tales como el venue, fotógrafo, wedding planner, etc. Si te gusta mucho un proveedor lo mejor es que lo agendes tan pronto como sea posible.

5 Hacer a un lado a tu pareja

Un error recurrente en muchas novias es enfocarse tanto en la boda que haces a un lado a tu pareja, esto sin duda alguna es muy grave, pues estás organizando la unión de tu vida con otra persona que alejas de ti, y seguro no quieres llegar al altar peleada con tu novio. Así que antes de una boda bonita, prefiere una relación saludable; escucha a tu novio y toma en cuenta su opinión cuando la tenga, el día es de lo dos.

6 Dejarse presionar por el qué dirán

Es muy fácil que todos quieran opinar respecto a tu boda, entre lo que tu mamá, hermanas, abuelitas y amigas quieren y lo que piensas que todos los demás esperan de tu gran día puedes llegar a organizar una boda para todo menos para ti y tu pareja. Es bueno escuchar a otras novias y personas que te conocen y han pasado por el mismo proceso de planeación de boda, pero no te dejes presionar, cuando escuches un consejo u opinión, analízala y fíjate si aplicar para tu boda. Recuerda, la boda es la celebración de ustedes como pareja, así que no se preocupen tanto por cómo verán otros su boda, sino enfóquense más en disfrutar, opiniones siempre habrá.

7 No investigar a fondo

Si tardarte en decidir un proveedor puede ser perjudicial, también lo es no investigar a fondo. Quizás encontraste algún proveedor que parece la opción ideal con propuestas increíbles y excelente precio, sin embargo no has encontrado referencias de su trabajo, o hay algo que simplemente no te checa, si es así, busca más referencias de lo ha hecho y qué garantías ofrece, ¡El contrato lo es todo! Así que pregunta todo lo que necesites, pues nadie quiere ser parte de esas historias de terror donde un proveedor queda mal.

8 Olvidarte de los contratos

Tal como dijimos en el punto anterior, el contrato lo es todo, por mucha confianza que le tengas a un proveedor, asegúrate de tener un contrato donde establezca todos los alcances y límites de su servicio, así ambas partes están protegidas; es mejor hablar claro acerca de lo que se espera del servicio y lo que el proveedor puede ofrecer, ¡Mientras más claro tengan todo, mejor para ambos! Y no olvides guardar los contratos.

9 Inspiración de más

Seguramente recién te comprometiste y corriste a instagram y pinterest para inspirarte, si no es que ya lo tenías visto todo, ¡Yo también soy fan de toda la inspiración que encuentras en internet! Pero a veces puede llegar a ser contraproducente. Muchas de las bodas que vemos en redes son de presupuesto muy altos, otros países e incluso styled shoots que sirven a los proveedores para mostrar su trabajo pero no son bodas reales. Así que no te desanimes porque todo lo que viste en instagram no lo puedes tener en tu gran día, quizás es un servicio que no existe en tu país o simplemente el presupuesto está por la nubes, ¡Tranquila! Toma la inspiración que necesites pero aterrízala al estilo y posibilidades de tu boda. 

10 Hacer a un lado tu estilo

Tu boda es una oportunidad para que tú y tu pareja hagan una declaración de estilo, y todos puedan disfrutar de su esencia como pareja. Pero en ocasiones, es fácil dejarse presionar por todos los “deber ser” que rodean las bodas, aún cuando no los identifican como pareja, así que no tengan miedo de adaptar su boda a su estilo, y romper con los moldes para lograr un evento único, seguro todos estarán encantados de verlos disfrutar al máximo su gran día.

Y por último ¡No se olviden de disfrutar! Pasaron meses organizando este evento, enfóquense en lo positivo, y todo fluirá.